miércoles, 7 de junio de 2017

¿Por què no creo en las Izquierdas?


¿Por qué no creo en esa palabrita llamada Izquierda? Bueno ante todo debo decir que estuve militando en las filas de la izquierda por muchos años, que mi pensamiento y mi corazón aun respiran buscando esa reivindicación de los más jodidos, y por la cual más de dos década he estado trabajando en medio de la desidia, con gente que más lo necesita en diferentes regiones de Venezuela. Esta revelación la hago sin presiones y sin dolores de ideología, al contrario lo hago desde la necesidad de hablar con la voz de los que salimos todos los días a la calle, de los que estamos cansados y decepcionados, de los que buscamos otros hogares lejos de casa porque era insostenible la situación en nuestra bella casa llamada Venezuela.

Todo lo hicimos por una idea que estaba siempre allí, al lado de la calle, en la casa, en los ojos de nuestros hijos, arriesgamos con todo sin límites, sin familia, sin tiempo, sin mirar a los lados, simplemente allí mirándonos en esas caras que siempre nos reclaman que estemos con ellos. Sin restricciones. Pero hoy la izquierda –si es que podemos hablar de una izquierda seria- nos quiere traer de nuevo a una manipulación que siempre he criticado, a una manipulación de pensamiento que me molesta en gran medida. Porque, aunque vengo de una familia de combatientes y de revolucionarios, que me enseñaron que lo primero es la vida y que siempre debemos mirarnos al espejo antes de hablar y creo que hablar tanto al espejo él me contesta por ratos. Mis maestros y familiares siempre me dijeron que la idea es ese horizonte de la claridad, de la humildad ante las adversidades, y la humildad ha permitido que calle de manera insospechada. Pero en Venezuela se nos ha ido de la mano la situación, vemos un gobierno que en otrora luchó por esta reivindicación de quienes nos sentíamos aislados, pero hoy se desvaneció en particularidades, en sentimientos ególatras que todavía en este momento me parece una aberración. Sí, lo acepto, creí por mucho tiempo que era la manera de hacer las cosas, pero no considero que los venezolanos estemos pasando por tantas necesidades hoy día, que las cosas sean tan perturbadoras y que las autoridades sigan el camino de ver sólo una vía, la de mantenerse porque hay una necesidad de hacerlo sin paragón sin claridad.

Estamos desde hace meses ante un estado inoperante, en manos de un gobierno inepto que dejó de lado las necesidades básicas –si quieren, como simple ejemplo vean las fronteras de donde yo vengo- para dedicarse a una propaganda inútil, de una constituyente innecesaria y tiran al piso una lucha que hicimos en el 98. ¡Y todavía quieren que nosotros como buenos borregos sigamos el camino! Pues me niego rotundamente, cada día que veo este país por el que sufro minuto a minuto, veo que la ola crece sin parar, sin posibilidad de mirar a los lados y nos quieren poner de un lado u otro de la izquierda, pero pregunto hoy ¿Cuál Izquierda? ¿La tuya o la del Mundo que nos imaginamos? Ahora venimos con el discursito superfluo como si el Mundo de moviera en sólo en dos direcciones,  al cual no estoy dispuesto a seguir.

El gobierno en su afán por mantener la hegemonía se instaló en la lucha contra una “derecha” –porque esa gente que anda en la calle està mas desorientada que cualquier otra cosa-  violenta y ahora la exaspera con movidas electorales improvisadas, la Izquierda sólo busca reflexionar sobre lo que no hicieron, me imagino, o sí, hicieron que muchos nos defraudáramos de ellos, y allí llevamos más de cinco años donde cada día es más difícil vivir en esta tierra. Mi pregunta es ¿cuál es la alternativa? Bueno, revisémonos desde lo que nos falta, desde lo que adolecemos y que nuestra gente pueda vivir mejor su vida. Porque muchos estamos buscando otro hogar pesando más allá que en los de acá, porque esta cobardía nos trajo a un vacío generalizado tanto dentro como fuera. Me imagino que cuando este vendaval pase vedrán las cuentas por cobrar, y eso, no estoy dispuesto a pagarlo por otros.

Las Izquierdas en esta Latinoamérica, y peor aún, en Venezuela, perdieron credibilidad ipso facto, ahora vamos buscando nuevos rumbos. Pueden catalogarme de vendido, apátripa, vividor o estúpido acomodaticio o la frase que más que más me gusta “saltatalanquera” –cosa que es la única arma con la que me pueden ofender, pero si salto la talanquera me voy de culo, porque al otro lado no hay nada-, pero no me preocupa, porque es lógico, pero para mí siempre el pensamiento es lo primero y la condición humana es lo que me define.

Vamos coño, pensemos, no lloremos, no nos quejemos, vamos adelante y, por supuesto, que vamos a salir de este atolladero en el que estamos y que a TODOS nos afecta cerca o lejos, pero cambiemos de una vez por todas, porque ya creo que es la hora de rectificar esta situación.

PD: me disculpan mis panas, pero hay que ver las cosas con ecuanimidad.




sábado, 3 de junio de 2017

Eugenio Barba 2017

Viajamos no para cambiar de lugar, 
sino para cambiar el modo de pensar, de ver. 
Vamos lejos solo cuando ignoramos a dónde vamos. 
¿Se puede enseñar esta ignorancia? (Barba)

Coloco este epígrafe al inicio del texto porque considero necesario entrar en este viaje al que nos sumerge Eugenio Barba en el discurso del Doctorado Honoris causa entregado el pasado 22 de mayo por la Facultad de Teatro de Janáček Academia de Música y Artes Escénicas de Brno (República Checa), es una recopilación de su vivencia en más de cincuenta años aportando ideas sobre el teatro y su renovación constante. Allí se plantean las dudas que pueden existir al tratar de mover el teatro hacia profundidades insospechadas, esto en el caso de artistas que se dedican a explorar sin medida, y sólo consiguen caminos insondables que aún faltan por recorrer. Está explícita la manera de resumirlo, el Teatro no sólo es un trabajo de creación artística, sino que es un TODO al unísono, como una filosofía de vida, que nace de la fuerza telúrica de los pensamientos, las sensaciones y esta obstinación de seguir adelante arriesgando todo sin detenerse.

Es un viaje hacia tres puntos fundamentales que son la base de la estética en la que se sustentan los artistas y aprovecha de recordar la construcción de un elenco comprometido en la búsqueda de una manera particular de accionarse.
Eugenio Barba - Foto Tommy Bay

En primer lugar vemos un Barba que está apostando al punto único de la acción teatral: el ACTOR y él reconoce su compromiso como director del grupo de 1964 que fundaron el Odin Theatre sin reparar en su entorno, más que su manera de ver el mundo se trata de viajar al interior a su irremediable “obstinación” o lo que el sentido le motivara. Como creadores bajo una rigurosa y disciplinada actitud para revisarse a cada instante, mantiene este sentido último la creación, porque el director quien debe revisar el problema y no estar atado a soluciones que sería el lado más sencillo. El proceso de construcción del espectáculo y todo lo que su planteamiento filosófico incluyen, debe estar sintonizado en medio de una relación actor/director y su fluir de caminos que deben mantenerse en libertad, nunca dispersos, y siempre cohesionados, de manera que puedan ver lo compacto de una estética.

Como segunda parte entra en la filosofía del Teatro, como tal, busca lo que se va a convertir en el complejo artístico, es decir, hay que buscar las herramientas para mantener esta cohesión, pero sin dejar de lado el proceso de creación. Para lograr esto habla de sus proyectos como el Magdalena Project, el Festival Transit y la revista The Open Page, que se derivan de Odin Teatret, ISTA – International School of Theatre Anthropology, Universidad del Teatro Eurasiano, CTLS (Centre for Theatre Laboratory Studies), Archivos del Odin Teatret, Odin Teatret Film y la casa editorial del Odin Teatret donde cumplen las tres funciones básicas que son la artística, la pedagógica y la de investigación, logrando llevar esta propuesta  a través de los años.

A pesar de esta titánica labor, pensemos un poco más sobre el Teatro, ese que siempre está atento y salvaje para renovarse a sí mismo y tal vez nos sumergiremos en propuestas más claras desde cualquier rincón del mundo en que nos encontremos. A lo mejor en unos años estaremos entrado en la polémica si Eugenio de verdad es un revolucionario del teatro, pero eso dejémoslo al tiempo y a las “Academias”, por hora podemos decir que aporta desde la Antropología Teatral cantidad de patrones sobre los que tenemos referencia para buscar esta senda que se diluye a cada instante, que se nos pierde por veces y que nos acompaña a diario.

El perderse en esta senda es lo que me indica que estoy transitando por otro camino que no había podido ver, y ahora estamos tratando de explorar, pero es muy difícil mantenerse, más no imposible. Las propuestas seguramente estarán plagada de cicatrices y brechas que permitan mostrar más de lo que somos, de lo que nos planteamos, y estoy seguro que nuestros fantasmas, demonios y miedos puedan buscar esa escapatoria que terminaremos viéndonos a nosotros mismos. Es un juego fantástico y un viaje alucinante el que Eugenio está planteando a través de una vida consagrada al teatro.

Por último empieza a cerrar el discurso con la filosofía del ACTOR, busca el punto para  estar al lado de él, con el que negociará y al mismo tiempo, impondrá la visión de jugar con sus estados, de trabajar sin parar en el constructo de un personaje que será único e irremplazable. Sólo se puede vivir con y para el TEARO, beber de él, de su rebeldía y de su trajinar diario, no hay TEATRO mientras no se viva, mientras no se disfrute, mientras no se esté bien adentro y que sea un sólo horizonte sin mediar. Es posible que esto sea una odisea, pero algunos la vivimos de esta manera.

El ACTOR y todo TEATRISTA viven el Teatro al máximo, al extremo, con la suerte de una innovación dentro de sí mismos, y desde él es de quienes estará el nuevo cambio del Teatro, aunque de tanto hablar de horizontes nos perdemos y debemos dejar que el Teatro fluya sin cesar, sin parar, y que sea más una filosofía para coexistir entre todos.

Extraordinaria reflexión que nos deja de manifiesto el aporte que Eugenio Barba para el teatro actual, por estas sendas que cada día se bifurcan más.

Para leer completo el discurso de Eugenio Barba pueden entrar en:


http://www.artezblai.com/artezblai/discurso-de-eugenio-barba-al-recibir-el-doctor-honoris-causa-en-brno-republica-checa.html

viernes, 26 de mayo de 2017

GÉNERO Y DICTADURA EN PARAGUAY: Los primeros años de stronismo: El caso de los 108 (2016)

Una investigación siempre estará orientada por muchas aristas, especialmente de quienes la emprenden, este caso no es la excepción, porque se impregna de una sensación de opresión por el contexto en los que se mueven las minorías. Se resaltan grandes voces, y se percibe la voz de Aníbal Orué Pozzo, Florencia Falabella y Ramón Fogel por procurar un relato que esté plasmado en imágenes, retratos y recortes periodísticos de un caso que marca un período histórico de Paraguay.

Cuando de reseñas periodísticas se trata, es imprescindible encontrar en método exacto para ir hilvanando una historia, estamos frente a un impresionante flujo de información que va redactando los hechos como van aconteciendo y la mirada de quienes la guían, serán el proceso más complejo de esta visión. Esta investigación que emprende el grupo está marcada por los hechos violentos de 1959 y el caso 108, que se enraíza en el imaginario Paraguayo, generando toda una polémica basada en la discriminación, resemantización del Cuerpo verbal y simbólico, pero además trasciende hasta las inmediaciones de un Cuerpo Domesticado que se permea en una educación de finales del siglo XX, y, que aún, perdura en algunas instituciones de manera lógica.

El trabajo que aquí se analiza está enmarcado en la fuerte represión de los cuerpos, cómo este genera en el contexto un cambio radical de las concepciones de la sexualidad y de la fuerza brutal de represión, que el totalitarismo logra, y en países como los de este cono sur están aún resintiendo estas cicatrices.

En el caso 108 y uno quemado, inicia con la muerte del locutor Bernardo Aranda, bajo circunstancias plagadas de manipulación de los medios de comunicación de la época, dejando de manifiesto el momento en el cual inicia la persecución, encarcelamiento y desaparición de un grupo de personas por su naturaleza sexual. Este es un punto álgido durante la dictadura stronista y el libro inicia revisando un caso que va a arraigarse en la postura de un Cuerpo que está tratando de liberarse, pero que es controlado con la anulación del mismo y como escarmiento de todos los que intenten buscar formas de liberación o de protesta.

Sin embargo, la Domesticación del Cuerpo implica la sumisión del mismo ante el poder y de allí se controla el imaginario de posibles protestas que estarían latentes en un estado carente de libertades. Es por ello que entra manifiesto el control desde el medio, que indica a las familias que se conviertan en los principales testigos y delatores de las conductas amorales de los individuo que asumen una postura cercana del 108, y lo que ello implicaría en cuanto a significados corporales y por ende, la anulación de los Cuerpos como partícipes de un poder sin restricciones. El discurso del terror mantendría una sociedad aún más cuidadosa al momento de ejercer su derecho de palabra.


Ahora bien, si este Cuerpo es Domesticado obviamente está anulado, entonces vemos que en medio de las bases de la educación el número 108 estará vinculado con características particulares de discriminación, segregación y represión del homosexual como miembro de la comunidad general. La mediación fue fundamental para propagar esta resemantización y allí a otras estructuras como educación, familia, religión y solidificar coercitivos claros de orden, para que el cuerpo no adopte las posturas mencionadas en los capítulos anteriores. El libro a esta altura nos deja ver una nueva forma de escritura de un Cuerpo que se convierte en estereotipo de nacionalismos, de hombre Nacional que nace de su indumentaria, posturas corporales y uniformidad para todos por igual, dejando de manifiesto que el Cuerpo Domesticado no es más que la inclinación de una postura hacia delatores y de testigos constantes, dispuestos a la denuncia, ya sea dentro de las instituciones formales del estado o en la familia, justificando limpiar estas de “enfermedades” sociales que los convierte en peligrosos elementos de terrorismo libertario.

Podemos decir que este libro es un trabajo que abona al estudio de la crónica periodística como elemento fundamental para analizar los proceso militaristas en Latinoamérica, y que, además de demostrar la capacidad de manipulación en la que se mueven aún muchos medios.

Trabajo impecable de narración periodística que aun hoy nos deja la posibilidad de buscar nuevas alternativas de investigación sobre el tema.




martes, 9 de mayo de 2017

DÍA NACIONAL DEL ARTISTA PLÁSTICO

Armando Reverón es sinónimo de Luz, es el Mago de la Luz, del paisaje conjugado en simbolismo dejando una estela ampliamente conocida no sólo dentro de nuestro país, sino que extiende a otras fronteras. Sin embargo, siempre hay factores que entristecen y es que hoy estamos en medio de una trifulca que se erige como sombra en Venezuela y me preocupa sobremanera, por eso es indispensable que recapitulemos, porque de lo contrario seguiremos avanzando hacia sendas que nos llevan rápidamente al subsuelo de valores, patrones y convivio.

Hoy estaba a punto de escribir a mis grandes amigos los Artistas Plásticos, debo reconocerlo, soy fanático de algunos, pero creo que me limitaré simplemente a buscar las similitudes entre el universo de Reverón y las propuestas de lo que estamos viendo cruzar el patio. Reverón cautiva con esta poética de la Luz, que, no está de más decirlo, me cautiva ese performance en lo que se convierte su vida, en lo que se puede hacer al girar la importancia del artista y su legado.

Me atrevo a decir que es el primer “performer” registrado en Macuto, construyendo su Castillete, sería algo como su laboratorio de la imagen. Estando allí sabía que el arte es para probarlo, para encariñarse y para convivirlo a cada instante –lamentablemente el Castillete fue devorado por la tragedia de 1999-, aun desde las formas en que se integró al litoral. Reverón va en búsqueda de un lenguaje que podemos seguirla desde su formación en Europa, y se evidencia en una producción de más de treinta años donde exploró un sinfín de motivos para buscar estos vericuetos de la Luz. Creció en la imaginación, respondiendo a sus antigüedades, al sombrero Pumbá, a sus animales, a sus Muñecas y por supuesto de Juanita que le acompañó desde aquella fiesta de carnaval en 1918, para convertirse en su compañera, albacea y guardián erigiendo una historia fantástica.Esta relación amorosa es un punto álgido que debemos desempolvar y estaríamos reivindicando un personaje de la historia venezolana que fue pilar en la construcción de este universo.


Efectivamente, este Performance, este Cuerpo que se empieza a desgastar con el paso de los años, es lo que hace que Reverón empiece a reivindicar el objetivo de su producción, tratando de manera implacable e incansable de generar un espacio para que sus piezas se dinamicen en conjunto con su Cuerpo. Las piezas hablan de este disfrute del contacto de su pie en la arena, esta sensación del trazo que se desgasta con el sonido del mar, del viento corriendo sin mesura en las telas empleadas y la mirada al infinito de las Muñecas que se convertirán en las testigos de las andanzas del pintor en su Castillete.

Hablar de las Muñecas, es hablar sus compañeras fieles, que aun después de muchos años –tuve la fortuna de verlas en la Galería de Arte Nacional de Caracas hace apenas tres meses- y al estar tan cerca de ellas pude sentir esta implacable textura que el pintor les otorgó, y están a punto de revivir, o así parece, porque casi nos cuentan una nueva historia. Momentos mágicos que hacen sentir la presencia del pintor en medio de esta soledad de la Galería, de esta frialdad en la que están envueltas las dueñas del Castillete. Las Muñecas serán eternas guardianas de sus sueños, narrándolo en sus ojos, aunque el Mago de la Luz ya no esté entre ellas y relatan parte de su misterioso carácter.

Pero de lo que sí podemos estar seguros es que estamos frente a un portento de la creación, de un poeta del trazo y de un interminable soñador que dejó en sus obras, Cuerpo, Vida y Movimiento, para que hoy, día de su cumpleaños también se lo adjudicamos al Día Nacional de Artista Plástico. Aunque en medio de esta catástrofe en la que estamos sumidos, las celebraciones no están de más, y podemos decir que estamos rescatando parte de la memoria de un país que necesita mirar desde esta Luz de Reverón de nuevo, para buscar en los recodos de las telas, en los retazos del color y en la frescura de su Macuto, esos rayos luminosos de una esperanza para continuar avanzando en las sendas infinitas del arte.

Saludos a mis amigos los artistas este día, y un enorme abrazo repleto de Luz para parafrasear a Reverón.


jose

lunes, 8 de mayo de 2017

Festival Internacional Jazz al Este 2da edición

El sábado 29 de abril se desarrolló en Ciudad del Este un extraordinario evento, “Festival Internacional Jazz al Este 2da edición”, donde se reunieron diversos músicos del género para exponer las producciones que desarrollan en este momento, y nos convirtieron en testigos excepción ante la variedad que resultó tan múltiple como virtuosa en cada una de sus apariciones.

En primer lugar nos enfrenamos a la propuesta de Jose Villamayor, y digo enfrentamos debido a su reto de exploración diáfana y prolija que demuestra en la guitarra, maestro paraguayo con inquietudes de composición que se desafíen en cada ciclo armónico. Ejecución clara y técnica para entrar en las variaciones de la guitarra y empadronarse con una amalgama de corrientes contemporáneas que nos llevan de la mano hacia un ciclo sinfín en cada uno de los temas. Prestidigitador que va subiendo las revoluciones a medida que avanza su performance, estábamos en medio de la base aparentemente repetitiva de largos ciclos acústicos, pero demuestra ser un guitarrista recursivo que entra en armonía sin temor y trata de avanzar en medio de una plataforma que él mismo va creando. Cada solo es una oportunidad para subir el tempo, la polifonía e inyectar la fuerza con las que entra y sale la lira. Virtuoso que explora sin temor, va más allá del canon y trata de encontrar una salida con solos limpios, técnicos, donde la improvisación se torna un privilegio que él mismo asoma ocasionalmente y sostiene este equilibrio que nos lleva a pensar en un final sin final.  

Como segunda alternativa presenciamos un ensamble bastante tradicional en cuanto a estructura y convenciones como es el caso de Jota P. músico brasileiro de extensa carrera y experiencia en el género, que plantea un ritmo más apegado a sus orígenes. Pero no por eso deja de impactarnos con variaciones en los vientos desde el saxo, que es su fuerte, acompañado de un ensamble impecable que le acompaña, además de dejarnos una extraordinaria performance que trae ambiente de fiesta, porque el jazz también es eso, una enorme fiesta que Jota P. sabe sobrellevar con sus composiciones, que van a ritmo arrollador en juego de armonizaciones que corren dentro del auditorio y obligan a los asistentes a levantarse de sus sillas, para impregnarlos con esta sonoridad tan latinoamericana, teniendo claro que no escatima esfuerzo para arrastrarlos sin cansancio.


Por ultimo tuvimos la presencia de Pablo Selnik, flautista español que nos demostró los cambios de formato en su propuesta sonora, la musicalidad compacta en armonía y un sonido absolutamente innovador, de fuerza indetenible que va desde los grandes silencios, la polifonía incansable y la incansable sensación de sincopas en desmesura que resultan muy atractivas. Nos hace llegar al límite del caos al mejor estilo del free jazz, pero luego, abruptamente, nos atrae de nuevo hacia la línea que él rigurosamente va erigiendo, por ello somete la composición, aunque para ser sincero en ningún momento nos dio tregua ni permitió el despiste, puesto que estábamos inmersos en este juego de rituales, conexiones  a sus bases filosóficas y la necesidad de entrar en el cosmos único del músico contemporáneo. Pablo Selnik va más allá de cualquier convención y explora en aguas profundas de su espacio con mayor empuje en cada pieza, cabe reconocer el trabajo impecable de su cuarteto con Chino Corvalán que es un maestro desde el bajo eléctrico, alimentando la armonía compacta y segura, Bruno Muñoz en el saxo y Seba Ramírez en la batería, que los lleva a reaccionar de manera clara en cada uno de los cortes, pausas silencios y cambios de tempo durante el recital.
Fragmento de trabajo de Pablo Selnik 

Una noche con tres maneras de proponer el jazz desde un espacio fantástico como es Ciudad del Este, con calidad en la producción del evento, para luego cerrar en otro local con una Jam Session donde ya un poco más distendidos, pudimos ver la capacidad de improvisación de los músicos que se subieron a proponer temas, dejarse llevar por el feeling del momento, que nos cobijaron de acordes y tonos hasta bien entrada la noche.

Sólo resta decir que estar en medio de este “Festival Internacional de Jazz en Ciudad del Este 2 edición” se debe agradecer por el espacio y nunca dejar de decir: EL JAZZ ES UN PELIGRO PARA LA IGNORANCIA.


José Ramón Castillo

Dramaturgo y Director de Teatro.



PD: abajo dejo un video de Jose Villamayor que está en Youtube.




lunes, 1 de mayo de 2017

Lo que comenzó siendo un performance basado en el Cuerpo de la Mujer y terminó siendo un trabajo complejo sobre el Cuerpo Fragmentado, Fracturado y Violentado de Frida Khalo.

Nunca fui muy amigo de la imagen de Frida Kahlo y todo lo que ella representa para el mundo contemporáneo de artistas “snob” y de luchas estériles de “género”, que, en lugar de avivar una crítica de la artista mexicana termina convirtiéndola en imagen de consumo banal. Estas propuestas transforman el arte en objetos de articulación comercial, que están ligados a comentarios inertes de jóvenes y no tan jóvenes que se hacen llamar artistas, y que, a fin de cuentas, son panfletos vacíos que imponen inexistencia estética a la obra y su contexto. Por ello siempre me vi enfrentado a esta imagen de Frida –aun hoy me cuestiono- que incluso la empleaba en algunos de mis montajes como ejemplo de marketing y superficilidad.


 En 2015 mientras realizábamos una residencia artística con Dianita López que recién llegaba de Chihuahua a San Cristóbal, para un proceso creativo con el Incinerador Teatro, comenzamos a explorar muchas facetas del mundo en la frontera, de las inmensas ganas que teníamos de realizar un trabajo de estereotipos, iconos y fetiches de comercio entre Venezuela, Colombia y México, la idea inicial era realizar un trabajo performático que sería llevado luego a escena, en una suerte de proceso que siempre realizo, y con ella salir de gira una vez más. Pero la cuestión no fue tan sencilla, y, como en todos los procesos creativos, se fueron desligando sus objetivos iniciales y se afianzó en esta idea de las Fronteras que se mueven, pero en este caso no íbamos hacia las Fronteras físicas o regional, sino hacia una  aventura de nuestros sin límites para buscar ciertos valores y designaciones estéticos que le agregaríamos en este proceso. Duramos cerca de tres meses y medio entre la exploración, la inmersión en el tema y la exploración del Cuerpo de la actriz que se expandió en el escenario sin control, y de la que nos vimos arropados por las oleadas inmensas de patrones que rompíamos a medida que pasaban los días y las semanas de esta producción.

Primero, estábamos en medio de la vorágine de una temporada de FRESA, en conjunto con su gira, y el elenco de El Incinerador estaba igual que siempre con el estrés a tope, estos compromisos nos estaba abarcando el tiempo más de lo esperado, con invitaciones en Mérida, Caracas y Pamplona, pero sin dejar de estar pensando en este proyecto. Por ello Dianita estaba detrás de nosotros viendo todo y calculando cada paso que dábamos, y fue allí en medio de una tromba de ideas mientras recapitulaba un día que se me cruzó la imagen de Frida, pero lo que no sabíamos era que Frida nos estaba llamando, -siempre he dicho que uno no escoge el montaje, el montaje lo escoge a uno, tal vez por eso esté hoy en el fin del Mundo-. En fin, me atreví a escribir a Humberto Robles, dramaturgo mexicano que admiro para solicitar el permisos de estudiar Frida con la posibilidad de un montaje, aunque muy pocas veces trabajo con dramaturgia ajena, esta opción me gustó muchísimo, luego de él enviarme la documentación necesaria me vi de nuevo en Aguas Profundas de no saber qué hacer con todas las imágenes que teníamos, cómo ensamblarlas con el bello texto de Humberto, contando que en Pamplona ya habíamos realizado un performance en la reunión del Proyecto FRONTERAS 2015.


Surgió la idea de invitar dos actrices más que eran Adelita y Dulce Santander, pero las convertimos en unas especies de Fridas muy andinas, que hablaban el “idioma del gocho” –me refiero a acentos, modismos, costumbres de la región andina venezolana, ellas fueron formadas en estas tierras, lo que me dejaría ver que sus Cuerpos se apropiarían de un elemento externo y nos iríamos a otra aventura más vertiginosa- y que se internaron de manera tal en las construcciones de las Fridas que fueron avasallantes en cuanto a desgaste físico se refiere. Se incrementaron las horas de trabajo entre mis viajes a Caracas los fines de semana, las intensas horas de ensayos en San Cristóbal que iniciaban en las tardes y culminaban por allá en las noches sin respiro alguno, fue agotador.


La música fue una variación de temas de La Llorona por parte de mi hermano y cómplice Robinson Pérez que se adjuntó al proyecto de manera espontánea, como debe ser en el teatro, y terminamos haciendo una pieza performática respetando a cabalidad el texto de Humberto,  con imágenes multimedias que acompañaban a las Fridas en este camino que se trasformaban en muñecas de colección de artesanía, para hablar desde las Fridas que se reivindican y exigían al público una revisión de la historia de esta figura con serenidad.

El trabajo se convirtió en un gran ágape donde la gente pudo disfrutar de buena comida, de buena música, de videos, de olores, de sensaciones, algunos del público durante las funciones se emborracharon, y por sobretodo de un extraordinario performance de tres actrices que se jactaban de todo lo que podían hacer, de las dinámicas en las que se movían y de un éxtasis que aun hoy lo revivo a detalle.

Las fotos son de los panas Igor Castillo, Ricardo Ramírez y José Ramón Castillo.

Dianita muy pronto se vienen las buenas nuevas ;)

PD: este fue el trabajo previo a la Medea… que luego montamos en otra residencia en Chihuahua (México) ese mismo año. Y hoy por acá en mi sabático interno en el fin del Mundo, planificando nuevas propuestas.

Gracias Dianita J








martes, 18 de abril de 2017

Vaya con esa Yuca pa´ otro lado

La Yuca es el pan del venezolano por excelencia, se sabe muy bien que ella es un tubérculo que data de uso milenario en toda América, y especialmente en nuestras comunidades puesto que es un legado de nuestros pueblos originarios, y que su modo de preparación es muy sencillo y de fácil obtención se dicho. Ella se presta para que acompañemos TODAS las comidas, y si usted aun no lo sabe se puede comer sancochada, frita o al vapor  de acuerdo a lo que usted quiera, o como en el oriente de Venezuela que se come en forma de harina y también realizan el famoso casabe que es una delicia nacional.

Entonces  no entiendo el revuelo por una Yuca amarga que envenena, los Pemones, Kariñas y demás grupos indígenas nos han enseñado que el proceso de la yuca amarga es diferente –además es otra especie que sólo ellos usan- puesto que es venenosa, pero esa  NO llega a nuestra mesas, y si usted se cree con capacidad para extraer este veneno pues me lo imagino que colocará un Sebucán en su casa  y bailará alrededor de la Yuca.

La Yuca a mi entender es uno de los tubérculos más importantes para los venezolanos, pero hace unos días se les ocurrió decirnos que es peligrosa, bueno, como se dice en el argot popular, “Ahora también nos quieren meter la Yuca”, esto viene a aderezar una campaña económica que terminó en guerra según dicen. La Yuca es única e inigualable, sólo en América se consume y ahora nos tienen con una venda entre los medios de comunicación y la complicidad de un gobierno inepto para que abandonemos nuestros métodos alimenticios. Por eso es que no creo en noticias, ni en lamentos de venezolanos en la calle, porque me parecen una exacerbación estas incongruencias de ciertos discursos, que en lugar de tranquilizar una situación de riesgo en la que estamos, lo que hace es engañar a los venezolanos que sólo esperan por sus Cajitas del CLAP con la YUCA PELADA.


Y es que teniendo tantos problemas como los que enfrentamos para la subsistencia, aún quedan muchos que esperan lo que se diga en una cadena presidencial, en un discurso de la oposición o en cualquiera que publique “cualquier” barbaridad en internet. Pasamos de la revuelta política alimentaria al escándalo farandulero en cuestión de segundos, y ahora estamos en el limbo porque también nos quieren engañar con la Yuca.

¿En qué quedamos?, seguiremos preocupándonos por las campañas que alimentan esta histeria y nos sentaremos a que nos traigan la comida a la casa. No creo en nada de estas manipulaciones de información, y menos si trata de un rubro tan necesario como es la Yuca y sus múltiples usos, por eso cuando a usted le vengan a decir que la Yuca es venenosa, dígale firmemente, “Vaya y métale esa Yuca a otro”


domingo, 26 de marzo de 2017

Día Mundial del Teatro 2017

Riñon 2012
Cada 27 de marzo celebramos las Dionisíacas Teatrales en todo el Mundo, HOY en cada rincón del planeta estará un grupo de personas buscando conectarse con este hilo divino que se llama Teatro. Sin embargo, en medio de la celebración y de los mensajes en los que nos vemos atrapados creo que el mismo Teatro nos está llamando reflexionar sobre lo que estamos buscando, lo que estamos estudiando y lo que estamos revisando a diario.

El Teatro no es una excusa para buscar el gesto superfluo, necesitamos urgente un Teatro que entre en la exploración y representación del Mundo como lo imaginamos, como lo queremos, que no se pierda este horizonte en medio de las luces y del público que está entrando a las salas, este público debemos llevarlo al punto que se revise y se enamore de lo que hacemos, que se internalice. No queremos un Teatro que nos entretenga solamente,  sino que sea  motivo de vida y razón de existencia de todos los que nos encaminamos por estas sendas, que de una u otra manera estamos comprometidos completamente con no dejarlo morir.

Zuela, 2012
Necesitamos un Teatro que se aleje de las súplicas de sus hacedores, que dejen de ser víctimas y que vengan de frente a los espacios que son propios de él, que es el Mundo entero.

Necesitamos un teatro que sea hecho de fibras humanas, que no se convierta en simple divertimento, que para eso ya hay muchas alterativas en este Mundo de medios y mediaciones.

Necesitamos este Teatro que no se desmaye ante los embates de la burocracia y de los centros de poder que intentan callarlo por ignorancia y por convicción de quienes lo ostentan.

Necesitamos un Teatro que se ría, que sufra, que goce de los placerse, que entre en la gruta de los sentimientos y que cuestione la existencia de lo humano.

Necesitamos un Teatro que incomode, que no se preste a manipulaciones y que luche sin cesar.
Yorick, 2016

Necesitamos un Teatro que se revitalice en cada montaje en cada función, en cada sesión, en cada ensayo, en cada lectura, en cada pensamiento de quienes estamos día a día tratando de verlo y de estudiarlo, porque la vida no alcanza para desentrañarlo y darle las respuestas que él exige, porque no la hay, simplemente está allí mirándonos y obligándonos a convivir con él.

Necesitamos un Teatro que esté a la altura de lo que somos, de esta humanidad que intenta dispersarse, pero por todos lados busca entrar en el Teatro como aliciente y expone sus cicatrices que nos hablan negándonos y contradiciéndonos.

Porque a fin de cuentas, nosotros comprendemos que el Teatro somos nosotros y sin nosotros él no existe, pero somos recíprocos y de igual manera vivimos desde su representación.

Medea..., 2015
Ese es el Teatro que necesitamos, que sea más natural, que se refugie y se alimente de lo más primitivo de lo que somos, de este Cuerpo que quiere actuar, bailar, jugar y representarse una y otra vez.

Ese el Teatro que necesitamos, de teatristas que se sientan claros y confundidos, pero comprometidos sin medida, que se viva realmente por lo que somos, por lo que realmente existimos.

Ese es el Teatro que sueño, ese el Teatro que debemos buscar y nunca descansar para que él mismo sea quien respire. Ese es inevitablemente el Teatro que sueño, que vivo, que edifico a medida que pasan los días, espero que también podamos entrar en esta sintonía con mis queridos y apreciados teatristas.

¡SALUD Y QUE LLUEVA MUCHÍSMA MIERDA!!!


José Ramón Castillo, 2017

En los enlaces pueden entrar en nuestro canal de youtube, además, les invitamos a seguirnos por nuestras cuentas de twitter y Facebook donde mostraremos todo lo referente a nuestro trabajo.


@IncineradorT

Y desde nuestro canal de youtube:




Por ahora sólo me retiro dejando el Mensaje del Día Internacional del Teatro 2017.
Por Isabelle Huppert, Francia*

Bueno, pues aquí estamos otra vez. Reunidos nuevamente en primavera, 55 años después de nuestra reunión inaugural, para celebrar el Día Mundial del Teatro. Tan solo un día, 24 horas, es lo que se dedica a conmemorar el teatro alrededor del mundo. Y aquí estamos en París, primera ciudad del mundo en cuanto a los grupos de teatro que atrae, para venerar el arte del teatro.
París es una ciudad del mundo, idónea para acoger las tradiciones teatrales del planeta en un día de celebración; desde aquí, en la capital francesa podemos transportarnos a Japón al experimentar el teatro Noh y Bunraku, trazar una línea desde aquí a formas de pensar y expresiones tan diversas como la Ópera de Pekín y el Kathakali; el escenario nos permite permanecer suspendidos entre Grecia y Escandinavia mientras nos dejamos arropar por Esquilo e Ibsen, Sófocles y Strindberg; nos permite ir y venir entre Gran Bretaña e Italia mientras resonamos con Sarah Kane y Pirandello. En el espacio de estas veinticuatro horas podemos vernos transportados de Francia a Rusia, de Racine y Molière a Chejov; incluso podemos atravesar el Atlántico siguiendo un impulso de la inspiración para trabajar en un campus en California, ayudando a algún o alguna joven estudiante de allí a abrirse camino en el mundo del teatro.
De hecho, el teatro tiene una vida tan palpitante que desafía el tiempo y el espacio; sus obras más contemporáneas se nutren de los logros alcanzados en siglos pasados, e incluso los repertorios más clásicos cobran modernidad y vitalidad cada vez que se interpretan de nuevo. El teatro renace siempre de sus cenizas, despojándose solo de sus convenciones anteriores para manifestarse a través sus nuevos y modernos formatos; es así como se mantiene vivo.
Así pues, el Día Mundial del Teatro no es, evidentemente, una fecha cualquiera que podamos dejar perderse en una continua sucesión de días. Es un día que nos permite acceder a un inmenso continuo espacio-temporal a través de la inmensa majestad del canon teatral mundial. Para poder conceptualizar esta idea, permitidme que cite a un dramaturgo francés, tan brillante como discreto, Jean Tardieu. Al pensar en el espacio, Tardieu dice que lo sensato es preguntar "¿cuál es el camino más largo entre uno y otro?"... Para el tiempo, nos sugiere medir, "en décimas de segundo, el tiempo que se tarda en pronunciar la palabra 'eternidad'"... Respecto al espaciotiempo, sin embargo, nos dice: "antes de quedarte dormido, fija tu mente en dos puntos del espacio, y calcula el tiempo que se tarda, en un sueño, en ir de uno a otro". Son las palabras en un sueño las que siempre han quedado fijadas en mi mente. Es como si Tardieu y Bob Wilson se hubieran encontrado. También podemos resumir la singularidad temporal del Día Mundial del Teatro citando las palabras de Samuel Beckett, que hace decir, en su estilo expeditivo, a su personaje Winnie: "Oh que bonito día habrá sido". Al pensar en este mensaje, que me siento honrada de haber sido elegida para escribir, recordé todos los sueños de todas esas escenas. Por ello, bien podría decirse que no he acudido sola a esta sala de la UNESCO; cada uno de los personajes que he interpretado en toda mi vida se encuentra hoy aquí conmigo, papeles que aparentemente se desvanecen cuando cae el telón, pero que han conformado una suerte de vida subterránea en mi interior, esperando a ayudar o a destruir los papeles que vengan a continuación; Fedra, Araminte, Orlando, Hedda Gabbler, Medea, Merteuil, Blanche DuBois... Asimismo me complementan, a día de hoy, todos los personajes que he amado y aplaudido como espectadora. Y es por ello que pertenezco al mundo entero. Soy griega, africana, siria, veneciana, rusa, brasileña, persa, romana, japonesa, neoyorquina, marsellesa, filipina, argentina, noruega, coreana, alemana, austriaca, inglesa, una auténtica ciudadana del mundo, en virtud de la amalgama de personas que residen en mi interior. Porque es aquí, en el escenario y en el teatro, donde encontramos la auténtica globalización.
En el Día Internacional del Teatro de 1964, Laurence Olivier anunció que, tras más de un siglo de luchar por ello, acababa de crearse un Teatro Nacional en el Reino Unido, que él quería transformar inmediatamente en un teatro internacional, al menos en cuanto a su repertorio. Sabía bien que Shakespeare pertenecía al mundo entero.
En mis estudios previos para escribir este mensaje, me alegré de saber que el mensaje inaugural del Día Mundial del Teatro en 1962 le fue confiado a Jean Cocteau, un candidato idóneo por su autoría del libro 'Vuelta al Mundo en 80 Días (Mi Primer Viaje)'. Esto me hizo darme cuenta de que yo he dado la vuelta al mundo de manera diferente. Lo he hecho en 80 espectáculos o en 80 películas. E incluyo en esto las películas porque yo no hago diferencias entre representar una obra teatral y representar una película, que es algo que me sorprende cada vez que lo digo, pero
es verdad, es así, no veo diferencia alguna entre las dos cosas.
Cuando hablo aquí no soy yo misma, no soy una actriz, tan solo soy una de las muchas personas que el teatro utiliza como conducto para existir, y es mi deber ser receptiva a este hecho, o dicho de otro modo, nosotros no hacemos existir al teatro. Más bien es gracias al teatro que nosotros existimos. El teatro es muy fuerte. Resiste y sobrevive a todo, las guerras, la censura, la penuria.
Baste decir que "el escenario es una escena desnuda de un tiempo indeterminado": todo lo que precisa es un actor. O una actriz. ¿Qué van a hacer? ¿Qué van a decir? ¿Hablarán? El público espera, y lo sabrá, porque sin público no hay teatro, no olvidéis nunca esto. Una sola persona ya es un público. ¡Pero esperemos que no haya demasiadas localidades vacías! Las producciones de Ionesco siempre llenan las salas, y él representa este valor artístico con gran candidez y belleza poniendo, al final de una de sus obras, en labios de una anciana las palabras: "Sí, sí, morir en plena gloria. Muramos para entrar en la leyenda... al menos tendremos nuestra calle...".
El Día Mundial del Teatro existe desde hace 55 años. En 55 años, soy la octava mujer invitada a pronunciar un mensaje, si es que a esto se le puede llamar un 'mensaje', claro está. Mis predecesores (¡ay, cómo se impone el género masculino de la especie humana!) hablaron del teatro de la imaginación, de la libertad y de la originalidad para evocar la belleza, el multiculturalismo y formular preguntas incontestables. En 2013, hace tan solo cuatro años, Darío Fo dijo: "La única solución a la crisis reside en la esperanza de la gran caza de brujas contra nosotros: de esta forma emergerá una nueva diáspora de actores, quienes indudablemente sabrán derivar a partir de esta represión beneficios inimaginables al encontrar una nueva forma de representación". Beneficios Inimaginables – parece una bonita formula, digna de ser incluida
en cualquier discurso político, ¿no les parece?...
Encontrándome como me encuentro en París, a pocas semanas de unas elecciones presidenciales, quisiera sugerir que aquellos que parecen ansiar gobernarnos sean conscientes de los beneficios inimaginables que trae consigo el teatro. Pero también quiero remarcar: ¡nada de caza de brujas!
El teatro para mí representa al otro, es diálogo, y es la ausencia de odio. 'Amistad entre las gentes; bueno, yo no sé muy bien lo que esto significa, pero yo creo en la comunidad, en amistad entre espectadores y actores, en la unión duradera entre las gentes a quienes une el teatro: traductores, educadores, diseñadores de vestuario, artistas escénicos, académicos, practicantes y público. El teatro nos protege, nos cobija... yo pienso que el teatro nos ama... tanto como nosotros lo amamos a él... Recuerdo a un anticuado director de escena para quien trabaje, que antes de que se levantara el telón cada noche solía gritar, con voz firme y potente: ¡Abrid paso al teatro!' Y esas serán mis últimas palabras esta noche.
Gracias.

* Isabelle Huppert, Francia. Actriz francesa.