sábado, 18 de diciembre de 2010

La ciudad de los abusadores

De nuevo entramos a una temporada navideña, es un tiempo en el que todos se acuerdan, con nostalgia o sin ella, de lo que ocurrió en un año, aunque creo que nadie se detenga a pensar en ello, pues el tiempo pasa muy acelerado.
“La ciudad hoy amanece con otro rostro”, dicen algunos, y por supuesto, ahora mismo estamos frente un rostro de más inseguridad y abuso por parte de todos. No entiendo como podemos ser tan insensibles frente a lo que ocurre y “todos” lo toleramos porque somos cómplices.
Frente a unas autoridades que demostraron su ineptitud, vemos como la ciudad se sumerge en la basura, el tráfico es ensordecedor, las eternas colas para cualquier cosa, porque antes decían que era por la gasolina y ahora es por todo. Tomando en cuenta las impresionantes y abusivas tarifas de los taxis, la violenta y abrupta subida de los precios de los productos que necesitamos para sobrevivir, porque por esta fecha todos deben recibir su “aguinaldo” y es la mejor excusa para sacar el dinero a los que lo han trabajo con esfuerzo, (porque no me digan que el ser taxista es un sacrificio, si aumentan las tarifa cada semana, yo he creído que todos deberíamos serlo para abusar con la gente y conseguir el dinero fácil) sin contar con la economía informal que se institucionaliza como una alternativa ante el alto costo de la vida.
Es una lástima ver una ciudad venida a menos, mientras se incentiva la frialdad con una campaña por gastar lo poco que tenemos en nuestras cuentas, ha esto debemos sumar la publicidad que nos indica que en menos de un mes estaremos de feria y que no podemos dejar de asistir a este “magno evento” que sólo deja más miseria.
Pero bueno, no hay de otra y tenemos que ver estos paisajes tan deplorables y seguir la corriente porque pasan los años y cada vez este flagelo crece con mayor ahínco, entonces, sólo queda esperar a ver si algún día cambiarán los tiempos, por ahora sólo queda continuar con el virus de la desidia que administra nuestro espacio, nuestra ciudad y hasta nuestra vida.
Esperemos se incremente el numero de actividades artísticas y además que todos podamos participar de labores sociales loables que tanta falta nos hace, ojala algún día cambiemos ese matiz de consumidores que nos agobia y podamos vivir como verdaderos seres humanos. Mientras, seguiremos viendo esta ciudad que tenemos tan deteriorada, dejando que pase de todo y sin poder hacer nada, no veo una salida próxima, en cambio tenemos una debacle que nos está absorbiendo.
No veo nada por lo que tengamos que celebrar cuando las lluvias nos azotan con más fuerza, miles de venezolanos mueren de hambre en la calles y nosotros nos mantenemos con una visión fría y ajena de todo esto.
Por eso siempre les digo, que es muy pero muy importante acercarnos al arte, porque sólo él puede separarnos de nuestra arraigada ignorancia y permitir que veamos un mundo diferente. Bueno, esta semana estamos muy reflexivos con nuestro entorno, porque es terrible el estado en que nos encontramos y pareciera que muy pocas personas ven estas cosas y sólo resta decirles que por ahí nos vemos en esta ciudad de abusadores.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Un Festival de Teatro

La semana pasada culminó el II Festival de Teatro de Género en nuestra ciudad. Cabe destacar que esta actividad es muy importante para la promoción y difusión del arte en la región. Es algo lo que resulta interesante pues es necesario confrontar ideas y procurar un espacio para la discusión artística.
Allí se vieron diferentes propuestas escénicas que procuraron aprovechar este lapsus tan corto para que el público se empezara a cerciorar que en realidad se está haciendo una ardua labor con actores y directores noveles. El procurarse un festival de género que se refería al tema de la mujer, es llamativo para algún tipo de público, aunque no comulgo con esta idea pues siempre he considerado que los festivales deben estar mas abiertos a propuestas de innovación estética que respondan aun más a un proceso de exploración por encima de una temática, pero bueno, hay que alimentarse de lo que se nos ocurra porque de lo contrario quedaremos en la inopia.
Durante diez días se generó un ambiente que estamos reclamando desde hace tiempo, es bueno saber que hay entes regionales preocupados por la proyección de la estética… o, así parece mostrarse con esta acción. Todo marchaba muy bien hasta que el día central se presentó la temática principal con una actriz que se trajeron desde España, claro aquí no voy a caer en la polémica de los planteamientos estéticos porque no hay que mostrar siempre los detalles más frágiles, pero sí quiero exponer algo que ocurrió en la sala Santos Estella del Ateneo, y es que allí, justo antes de comenzar la función se generó un acto político populista de mal gusto para todos los que estábamos aguardando por más de media hora sentados en la sala, lo cual me dio una molestia indignante, y me pregunto: ¿hasta cuando estaremos a expensas de que los políticos, y peor, politiqueros de tercera tomen estos espacios para hacer sus campañas y vanagloriarse a sí mismos? Además recalcando que sin ellos no sería posible hacer estas acciones y que seguiríamos en la ignorancia.
Me fastidia este tipo de acción que empaña el atractivo de algo que por sí mismo respira y reclama su espacio como lo es el teatro. No es necesario hablar en público antes de una función, el teatro se presenta a sí mismo, y si tienen algo que demostrar, sólo dejen que el teatro hable por sí solo, ya lo dijo en una ocasión Brecht: “El teatro no es revolucionario, pero puede generar una revolución” que es precisamente lo que necesitamos, y no tanta gente dándose aires de mecenas del teatro tachirense cuando nunca en tu vida los has visto en una sala de teatro, en un estreno, o en un temporada.
Lástima que un festival de teatro, que es una idea tan loable, sea empañada por un sólo día de proselitismo político. Sino no saben de algo lo mejor es quedarse callados y no justificar una carrera política apoyándose en los teatristas, que son los que están allí día a día en un laborioso tejido de propuestas escénicas, para que alguien de un ente gubernamental venga a deteriorar aun más la imagen de artistas decadentes que ya nos han etiquetado injustamente.
Pero bueno, sólo quiero decirle a los artistas del festival: Muchas gracias por la iniciativa, pero cuidado!! no se dejen llevar los burócratas, el teatro no se lo merece.
Y recuerden: El teatro es un peligro para la ignorancia!!!!

lunes, 6 de diciembre de 2010

San Cristóbal… el tour.

Caminando por las calles de nuestra ciudad y viendo el paisaje que hemos construido, se me aparecen algunas preguntas debido grado de deterioro en el que estamos envueltos, porque parece que es un mal común presenciar la debacle abrumadora sin reparo y sin remedio humano.
No sé si sólo es impresión mía, ojala lo sea, pero el centro de nuestra ciudad después de las seis de la tarde es un especie de selva oscura y peligrosa sin un foco de luz pública, ¿de quién es la responsabilidad?
Las calles de las diferentes partes de la ciudad son un hervidero de baches, aunado al parque automotor que indiscriminadamente crece y no creo que los encargados de la administración de la ciudad estén al tanto de esto, ¿será que siempre andan en helicóptero?
Si caminas por Barrio Obrero ves que hay basura en todas partes y las mascotas de las personas hacen de las suyas en cualquier esquina, pero ¿aquí nadie es responsable de tal barbaridad?
Con la llegada de algunas lluvias salir es un riesgo impresionante puesto que la ciudad es una zona de peligro totalmente inundada, en la que estas a la merced de los conductores insensibles, que no se han dado cuenta que hay peatones que intentan sobrevivir a sus embestidas, pero ¿nadie se ha dado cuenta de eso?
Si manejas es un atentado contra tu salud mental, porque parece que a cualquiera que medio tenga uso de razón se le entrega una licencia y un carro para que pueda atropellar o violar tantas leyes como sean necesarias, ahora si vemos bien, los policías municipales y los fiscales de tránsito se hacen de la vista gorda cuando hay infracciones, además, parece que los semáforos son adornos, como luces de navidad, o las señales de transito son parte de un recuerdo histórico de lo que alguna vez fue la ciudad. Creo que lo más peligroso que hay en esta ciudad son los conductores con altas dosis de “bestialidad” que creo superan al 90% de los mismo, es decir, que de cada 10 conductores 9 no saben lo que es el reglamento de transito terrestre, si quieren hagan una prueba y recorran la avenida Carabobo, la 19 de abril o la Guayana para que den fe de lo que estoy hablando.
Si tomas el transporte colectivo urbano, pasas por la desdicha que no hay paradas establecidas, no hay un límite para el número de pasajeros por unidad, y menos aun se controla la velocidad con la que se desplazan, convirtiendo a estos señores conductores en los dueños de las calles, con una fuerte dosis de agresividad para con todos los que están a su alrededor.
Total, esto es sólo una parte de lo que se ha convertido la ciudad, pero eso no importa, no me crean, aquí nunca pasa nada y yo veo una dimensión paralela… me imagino. Me gustaría pensar que es así, pero de lo que sí estoy seguro es que cada día esta ciudad es más un basurero que un espacio para que podamos convivir, es una lástima en lo que nos hemos transformamos y nadie, pero nadie, parece que le importa. De seguro me dirán que soy alarmista, y después de leer esto mas de uno estará rasgándose las vestiduras y se sentirá indignado, pero es la pura verdad y por eso me cuesta creer en discursos vacíos de politiqueros regionales que no han servido para nada.
Bueno, ahí los dejo por esta semana y recuerden que el arte es muy necesario porque solo él nos rescata de esta ignorancia en la estamos arraigados.

sábado, 20 de noviembre de 2010

¿Teatro?... ¿Y eso existe?

Si al público no se le enseña lo que es el teatro como disciplina artística, no se le puede exigir que vaya a las salas.
Mi apreciación del ambiente teatral en nuestra región me lleva a pensar un par de cosas en vista de los mensajes que recibimos de las personas  que asisten, y las que no asisten, a los espectáculos de teatro que realizamos los grupos que convivimos en este estado.
La primera es el desconocimiento por completo de temporadas y festivales teatrales que acá se realizan, es una calumnia decir que el movimiento es inexistente. Casi semanalmente las agrupaciones presentan sus trabajos en diferentes espacios de la ciudad, no digo que a diario o con una cartelera tan extensa como la de la Gran Buenos Aires con un promedio de 280 estrenos semanales, pero sí modestamente, estamos viendo a muchos de nuestros compañeros en espacios para la representación de su trabajo. Si eres de los que dicen que por estas tierras no hay teatro estas muy equivocado, porque sí lo hay, pero a veces queda todo detrás de una gaveta, que no es mas que una ignorancia inducida que no nos permite ver lo que ocurre.
Este tema lo discuto siempre con mis estudiantes pues creo que es hora de sentarnos a reflexionar sobre la fundación de la Escuela de Espectadores, que tanta falta nos hace. ¡Formar  público para que asista al teatro! Se empieza a vislumbrar público joven y numeroso que intenta llenar las salas de teatro, me parece que el movimiento puede llegar a tener una acogida diferente para las próximas décadas, ¡ojo!, dije décadas, porque no se debe hablar de días o semanas en vista que es un proyecto a largo plazo que requiere dedicación para que las personas se conviertan en público teatral que exija nuevas formas estéticas y propuestas escénicas más desafiantes. Ya se nota la preocupación por ir modificando las puestas en escena, además de un grado de complejidad y exploración más profunda. Y lo mejor, nos despojamos de los falsos “amantes del teatro” que sólo asisten a los espectáculos que traen de Caracas con personas que trabajan en los medios de comunicación y que no tienen la remota idea de lo que es el teatro. Si usted es de este último grupo… esperamos verlo por allá en la Escuela de Espectadores porque necesita un intensivo.
En segundo lugar, ya son cada vez menos los comentarios que no tenemos un “Teatro” para la ciudad, con lo activo y dinámico que es el teatro las salas alternativas son un extraordinario recurso para la exploración artística. Desde que me inicié en este oficio he escuchado que se pelea por la construcción de un teatro para las temporadas y han pasado años por montones y veo que todo son promesas electorales y mentiras burocráticas. Lástima que lo que están y han estado en los cargos públicos de administración de la ciudad y el estado sigan sumidos en la ignorancia política y descuiden tanto este gremio.
Pero no importa, mientras, estaremos viendo la cartelera de noviembre-diciembre en la ciudad que incluye el Festival Internacional de Teatro de Género, el Seminario Internacional de Teatro y los estrenos que se avecinan desde el 18 de noviembre hasta el 11 de diciembre. No digan que no hay teatro, porque EXISTE y si no lo ves es porque no quieres.
Recuerda: el teatro es un peligro para tu arraigada ignorancia. 

viernes, 12 de noviembre de 2010

Estamos seguros que hay inseguridad

“¿Qué hacemos ahora?, porque a mí me da miedo entrar a mi casa” Ese es el comentario que recibí el lunes en la mañana de un vecino que fue víctima de la inseguridad dentro de su casa. Continuamos alimentando la violencia en nuestra vida cotidiana y la mayoría aprendemos a vivir con ella como un elemento normal. Hoy, después de escuchar el relato escalofriante de lo que ocurrió en casa de este amigo, creo que debemos hacer este comentario, porque no justifico que estemos frente una fuerte ola de criminalidad desatada. Algunos dirán que esto no es nuevo, pero ¿hasta cuando seguiremos esperando a que nos toque la hora?
Somos seres de adaptación y creo que muchos de los que aquí vivimos ya se dejaron convencer que la violencia en la calle es lo más natural que existe, y nos convertimos en una masa que considera que NO podemos salir de esta situación.
Luego, hay otra propuesta, nos venden una imagen de la “tacita de plata” o de la “ciudad de la cordialidad”, y nuestras autoridades dice que cada día estamos con una ciudad mas humana y mas digna… por favor!! ¿Cómo podemos ser tan insensibles ante tal situación? cuando estás sentado frente a cualquiera de los canales regionales y las imágenes de asesinatos son interminables.
Se habla de un “plan de seguridad”, todos entendemos que debemos estar cobijados por los cuerpos de seguridad, eso consiste en verlos allí, apostados sobre las calles principales en unas especies de alcabalas viendo la gente pasar. Y los Guardias Nacionales hacen lo de siempre NADA. Sólo perder el tiempo, esta es una fuerza que debería desaparecer y la policía simplemente están ahí porque no saben sino decirle a la gente que le den la cedula y robarle lo poco que lleva, no sé si es mas peligroso que te detenga un policía o un malandro.
Es claro que la inseguridad es un mal que ataca a todas las regiones, pero por resulta ilógico que salgas a la calle con una especie de esquizofrenia ante la posibilidad que te detenga un antisocial y te despoje de lo que tienes. Ya es una rutina escuchar a tus amigos y familiares que son víctima de este flagelo a diario, es una costumbre convertida en ley.
Somos permisivos, ¿pero hasta cuando? Resulta peligroso pensar que las comunidades tomen la ley por sus manos, y es allí donde está el peor de los temores, porque dejaríamos que definitivamente el caos y la desidia imperen. ¿O es que a eso es a lo que se apuesta? Estoy más que seguro de la complicidad entre fuerzas y antisociales. Y cada día me convenzo más que son la misma cosa. Por favor, en un país donde sólo hay uniformados. ¿por qué ocurren estas cosas?, pues sólo hay que sumar dos mas dos y el resultado es siempre el mismo, FUERZAS DE SEGURIDAD=MALANDROS!!!!
Mientras, la alcaldía y la gobernación juegan al desentendido en un conflicto político con el gobierno central, unos a otros se pasan la culpa y esta ciudad se cae a pedazos. Mientras la señora Alcaldesa mno tiene idea de que es una alcaldía y el gobernador demostró su ineptitud.
Mientras el estado se va al fondo de la desidia del abandono
Mientras la muerte es el plato fuerte cada día,
Mientras nos entretienen en musicales decadentes, coronaciones de niñas que son objetos de feria y se venden al igual que los productos de la exposición no pidan que esto se mejore… es imposible.
Agreguen a todo esto los miles de electores cegados por una oposición nefasta y manipuladora que no tiene idea de qué está ocurriendo realmente, aquí seguiremos jodidos dejándonos llevar por la violencia, que no es precisamente la de una estúpida novela colombiana, sino la que está ahí al frente de nuestras casas… POR FAVOR!!!!
A lo mejor me exaspero al escribir estas líneas, pero estoy cansado de esta locura… Pero no se preocupen, hay “buenas noticias”, ya pronto vienen las ferias para que a todos se nos olviden los problemas, y que nos lleva a perdernos en nubes de humo.
Mientras tanto –ya para terminar-el ciudadano común seguirá recorriendo las calles luchando por sobrevivir.
Por ahora sólo me resta decir que esta preocupación crece cada día y debería existir realmente un sistema de seguridad ciudadana que responda a los temores que tenemos quienes habitamos esta ciudad que cada día se deteriora más.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Un mal de nunca acabar

La particular forma de protesta que tenemos los venezolanos es desde la eterna retórica del “lamento”, de esta manera podemos contrarrestar todo lo que nos pasa. Acá ocurre lo mismo que la tesis de la visión negativa, “mientras más sufres, más te siente deprimido, te dices a ti mismo que no sirves y de eso se alimenta tu ego”, es muy contradictorio tratar de sentirse bien desde la autocompasión… creo que es así.
Todos nos quejamos de las eternas impertinencias gubernamentales, parece que nadie hace nada por resolverlo. Todos decimos que nos sentimos “mal”, pero ninguno se preocupa por colocar un poco de ánimo en salir a la calle tratando de respetar a los demás. Todos nos quejamos de lo imposible que es vivir en Venezuela, pero ninguno es capaz de decir que se puede vivir mejor, si procuramos hacer lo que nos corresponde con mucho ahínco y energía.
Este es el país de la colas infinitas que se producen por cualquier tontería que vemos en los medios o porque alguien dijo algo en la calle, en la parada del autobús o en el restaurante.
Un mal de nunca acabar, la cola para ir al super, para la gasolina, para el banco, para cruzar la calle, para llevar los niños a la escuela, para visitar un amigo enfermo, para ir a la funeraria…Resulta que estamos prefabricados en un sistema que nos lleva a hacer las colas como respuesta a un imaginario colectivo, y nos convierte en una especie de pobres conciencias que están detrás de las prebendas o regalías que podamos encontrar en el camino.
Hay una especie de histeria colectiva, que no es más que la respuesta a muchos años de conformidad, es necesario que todo lo resuelva el estado de manera clara, y sino es así que lo haga de  alguna manera, pero nosotros no podemos hacer NADA.
En esta ciudad es bastante triste ver a miles de personas en las colas para la gasolina como si fuera un acto de sobrevivencia, y entre los que la realizan hay una especie de aureola de tristeza autoinducida, que no es otra cosa que la posibilidad de echarle la culpa al Otro. Sí, es eso, las culpas somos incapaces de asumirlas. Es una ciudad donde no hay responsables, donde no existe la posibilidad del error, acá nadie se equivoca, si quieren, saquen su carro, vayan por cualquiera de las avenidas y verán como todos tienen la razón, todos irrespetan las señales de tránsito, todos creen que lo suyo es lo más importante del mundo…
Esta ciudad me da miedo, ya no salgo, ya no quiero salir, y mucho menos manejar, creo que se volvió demasiado para mi apacible ser. Es una ciudad en la que la violencia y la desesperación es el diario convivir, ya creo que sufriré la metamorfosis del ermitaño porque veo a cada paso a alguien que me puede lastimar. Es un verdadera lástima, pero es así como veo la ciudad y si alguno de los que lee esto no ha tenido esta sensación, me gustaría saber ¿cómo hace?
Ojala alguno de los famoso administradores de la ciudad se detuviera a ver lo que está pasando, es una problemática latente y preocupante, pero en esta ciudad parece que a nadie le importa nada, sólo impera la política del beneficio y hablar de esto es perder el tiempo…. Creo.

jueves, 28 de octubre de 2010

Andes Rock 2010

“Los espacios para el desarrollo de actividades culturales son nulos en nuestra ciudad” Casi siempre con esta frase iniciamos las conversaciones los que trabajamos en los gremios de alguna disciplina artística, ¿será que estamos acostumbrados a no hacer nada? ¿O será acaso que nos dejamos vislumbrar por lo foráneo y nos parece que lo local es muy simple o de poca importancia?
Es posible que las dos respuestas sean las mismas. Yo considero que acciones como el “Andes Rock” en beneficio del Grupo Experimental de Teatro UNET, fue todo un éxito por las siguientes razones:
Primero porque se dio la oportunidad de mostrar un género musical que aun no ha recibido la importancia que se merece. Y segundo, porque se percibe a los rockeros como unas especies de personas que destruyen todo a su paso.
Pues, contrario a lo escrito arriba, les comento que estuvo de maravilla este espectáculo, dejando mostrar lo mejor de dos bandas de Mérida y San Cristóbal, (Makinna y Guerra Santa respectivamente), que son un ejemplo de lo que es prevalecer en el tiempo con sólo ganas de proponer un estilo musical.
Si vemos la puesta en escena de las dos bandas, presentan una performance que trata de buscar un punto de conexión entre: la exploración musical y su relación con el público de San Cristóbal. Es una demostración de Rock Latinoamericano, y no latinoamericanos queriendo hacer rock que es muy diferente, pues en el segundo de los casos estarías copiando de manera fiel y exacta los clichés de los cuales siempre nos hemos quejado.
Al principio de la noche Makinna desarrolla una performance que entra en conjunto con su propuesta musical, un ensamble de diferentes ritmos venezolanos, que se extiende por varias regiones, en un proceso de investigación musical que termina presentando una especie de Rock muy venezolano a ritmo de golpes de tambor, aunado a medidas no convencionales empleadas en el rock, como el tamunangue, lo que da un beneficio de una propuesta casi único, que trata de integrarse con la performance de los diablos danzantes de Chuao, los chimbangles de Trujillo y la fuerza del calipso de El Callao. Creo que es por allí por donde deben estar las puertas musicales en efervescencia. Luego Guerra Santa presentó su recopilación de trabajos de más de dieciocho años y tratan de imponer su estilo, que bien, les ha merecido un espacio en le tapete de la música tachirense, dejando ver la maduración musical y la muestra de una fuerza de interpretación que busca nuevos horizontes.
Sólo resta decir que el publico se comportó de manera ejemplar y da pie para demostrar que sí se pueden realizar este tipo de actividades e incentivar a un buen movimiento de rock en nuestra región, esperemos se puedan repetir mas conciertos, con mas bandas y se vea el resultado de mas músicos que andan en búsqueda de un sonido y un espacio adecuado.
Recuerden, el arte es un atentado contra tu ignorancia, y vacílense lo que se haga en la ciudad.

martes, 26 de octubre de 2010

Universidad= ¿“imaginario” del caos?

La situación política que envuelve a nuestro país, aunado las diferentes formas de mirar las tendencias sociales (un vaivén sin sentido) me llevan a una reflexión que seguramente muchos de los que leen estas entregas pensarán lo mismo, puesto que son un tanto incomodas y molestas para todos los que estamos vinculados a ciertas instituciones que procuran un espacio para el desarrollo intelectual.
Las universidades venezolanas son fuente de polémicas cíclicas, se encuentran sumidas en una pasividad abrumadora, y no lo digo desde un caso específico, sino desde muchos ángulos que inciden directamente sobre el funcionamiento de las mismas. Desde la representación gremial hasta las decisiones tomadas por las autoridades universitarias son un tanto dudosas, uno se pregunta el por qué de esta situación y se da cuenta de inmediato que es algo que acontece en el imaginario de cada uno de los venezolanos. Es lamentable que la decadencia de estas instituciones se vea a flor de piel.
La reivindicación de los derechos de los trabajadores ha quedado en un archivo del olvido, nadie se interesa por esta lucha, y el estado-gobierno se encarga de mantener el vilo a cambio de limosnas mensuales para cientos de miles de quienes laboramos allí. Por otra parte, el enfrascamiento de una pelea interminable que está latente y que se deriva de dos bandos, que son tan vacíos de ideas como quienes están al frente de ellos. Desde las famosas franelitas blancas con la mano negra en el pecho, que mas bien hacen campaña por una mano peluda que está manipulando a cientos de estudiantes a nivel nacional, y que ahora, cuando se pensaba que salía y una nueva generación de líderes políticos, resulta que retornan los viejos viciosos de los partidos políticos, que realmente llevan a este país hacia laberintos y mentiras políticas, que acechan con hacernos caer en una crisis intelectual inevitable.
Yo, como venezolano, sólo quisiera que alguien me explicara realmente qué es lo que ocurre con los pagos de tantas personas que se quejan a diario y que dicen estar en medio de una manipulación por parte de las instituciones universitarias y del estado. Al final tú preguntas pero nadie da respuesta clara y concisa. Por eso es que nuestras autoridades universitarias perdieron total credibilidad, dando muestras de una interpretación política pueril y absurda de cómo se debe llevar la administración de la universidad. Es verdaderamente asfixiante esta situación que se ve en los medios a diario, y que está plasmado en los testimonios de cientos de amigos y familiares que se resienten de una debacle que sólo nos llevará a la desorientación y pérdida del horizonte académico. Me imagino que todo se debe al juego en el que entraron, a la par con la eterna campaña política en la que se enrumbó el gobierno desde hace once años y ahora esto se refleja en cada una de nuestras casas de estudio.
Tal vez cuando ustedes lean estas líneas dirán que estoy desvariando, pero de lo que sí estoy seguro, es que hay una mentira de tras de todo lo que se dice y los únicos afectados son los trabajadores y sus familias.
Espero sea por un instante y este lapsus de acrecentamiento “imaginario” del caos –según me dijo alguien en estos días- sea sólo un instante y se digan las cosas claras… aunque lo dudo mucho.

¡Se solicita Teatro urgente!!

La semana pasada se celebró la IX edición del Festival Binacional de Teatro de Colón (Venezuela), organizado por al Grupo Jóvenes Tablas bajo la dirección de Neduar Aparicio. Para mí es un gustazo siempre llevar mi agrupación a esta comunidad, porque es fantástico ver en el interior del estado un movimiento artístico que se niega a morir y con el pasar de los años se va fortaleciendo.
Nuestro estado, y en general nuestro país, adolece de una cartelera teatral que responda a las inquietudes del público, reclamando éste por una oportunidad para que los teatristas propongan nuevas formas de temporadas, seminarios, talleres y festivales, en las que puedan ir a observar estéticas aunadas a la incansable búsqueda del trabajo de investigación.
El teatro es muy amplio, algunos consideran que todo está escrito, pero debemos recordar que aun prevalecen las re-escrituras de lo que debemos hacer, prevalece la exploración en los rincones de las posibilidades de inventar, prevalece la atracción del público, prevalece la imaginación sobre cualquier otra cosa.
Es necesario que la población de nuestro estado acceda a toda alternativa teatral posible, ¿los responsable? los que trabajamos en este arte tan complejo, que se ha querido degradar desde hace mucho tiempo, pero ahí continuamos sin parar. El Festival Binacional de Colón es un ejemplo de gestión cultural, de querer mantenerse vivo para que sea un espacio de discusión sobre las propuestas que se exponen, porque es de allí donde nuevos directores y actores para teatro emergen, espero que pronto haya tantos grupos y compañías de teatro en el estado, que tengamos mil cosas por ver cada semana.
Dicen que no hace falta tanto estreno y temporada, pues estoy totalmente en contra de eso, mientras mas posibilidades hay de ver cosas, más es el ánimo y la preocupación por investigar sobre el arte teatral.
Toda mi vida se lo he dedicado al estudio de esta disciplina, nada se logra si no ves y comentas, debes enfrentar múltiples estéticas, orientaciones, escuelas y métodos.
Ya estoy cansado de oír a algunos compañeros teatristas decir que no hacen algo porque no tienen un subsidio, y así se convierten como en una especie de asalariados del estado, ¡cuidado! Si es así estaremos sesgados a las disposiciones que de este se emanen… entonces, me niego a aceptarlo, porque el teatro nos ha demostrado por mucho tiempo que sólo necesitas un espacio, un grupo de personas con ganas, la constancia incansable y ahí estaremos haciendo cosas interesantes sin depender de la innecesaria burocracia que nos persigue, nos agobia y cercena nuestro derecho a ser artistas.
El teatrista es un personaje que debe inventarse, enfrentarse a las adversidades, por eso me alegro de participar en este Festival de Colón y espero este sea ejemplo para San Cristóbal.
Recuerden el Teatro atenta seriamente contra tu arraigada ignorancia.

domingo, 10 de octubre de 2010

¿Cómo es eso de los Indígenas?

¿Cómo es eso de los indígenas? Me pregunta alguien un día cuando realizaba un conversatorio de sobre nuestra comunidad indígena Yukpa. Es una pregunta frecuente que nos realizan, las personas que vivimos en las ciudades vemos este tema como algo exótico al que sólo se puede tener acceso a través del cine, CNN o National Geographic. Pues sí, es triste y yo creo que poco a poco he creado una coraza de tolerancia que entra en evidencia porque escucho a quienes me lo preguntan. ¿Por qué en un continente como Latinoamérica, donde hay un numero considerable de comunidades indígenas tenemos esa ignorancia y esa discriminación que es acrecentada por el sistema educativo? Es posible que haya sido insuficiente la enseñanza de nuestras identidades nacionales.
Los indígenas, de acuerdo con la Declaración de la Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas aprobada el 13 de septiembre de 2007, indica que son pueblos que contribuyen a la diversidad y la riqueza cultural de la humanidad, entiéndase bien, de la HUMANIDAD. Así que no tolero que el aparato político y la estructura social venezolana trate de desecharlos como si fueran un archivo anexo que nadie quiere abrir.
Creo que nuestros países van cayendo por su propio desconocimiento de la cultura, de la vida y de todo lo referente a la reivindicación de estos pueblos que tanto trabajo ha costado mantenerse en pie.
Por ejemplo, para los Yukpas esta lucha es diaria debido a los desplazamiento que de sus tierras están tratando de hacer, además, logramos notar que hay una fuerte resistencia a dejarse arrebatar sus costumbres y la mayoría de personas que de seguro leen esto desconocen dónde se encuentran y quienes son.
Bueno, sería muy interesante que todos los venezolanos conociéramos estas manifestaciones para defenderlas como parte de nuestro contexto, porque es la única manera de consolidarnos como una nación multicultural y plurietnica que está fuertemente golpeada por intereses de carácter económico y la solución siempre ha sido darle la espalada.
Mi experiencia en la sierra de Perijá ha sido en los últimos años muy importante, porque compartir con estas comunidades me ha dado una nueva visión del mundo, de la interacción indispensable que debemos acrecentar y de la formación de las nuevas generaciones para que se avoquen al estudio de algo que tan importante como cualquier tópico que se discute en nuestra vida cotidiana.
No vean al indígena como exótico, ellos son tan o hasta mas venezolanos que nosotros y son los verdaderos y auténticos dueños de estas tierras que les fueron arrebatadas históricamente, pero ahora debemos estar mas unidos en la búsqueda de soluciones activas para con ellos.  
(La foto del perro fue tomada hace un par de meses en Shirimi, comunidad Yukpa de la Sierra de Perijá)

viernes, 8 de octubre de 2010

26-S

Hace pocas horas que el CNE dio los resultados de las elecciones en Venezuela y se define la nueva Asamblea Nacional que estará a cargo de legislar por los próximos cinco años. Es maravilloso ver cómo un país trata de sobrellevar una vida política, que raya en lo absurdo y en lo prosaico desde cada uno de los “bandos” que vemos correr por las calles. En este preciso instante veo por la ventana unos motorizados de banderas de colores, que van desde el rojo incandescente hasta el verde intenso –me imagino que los dos ganaron-, corren de un lado para otro como si fuera la celebración del campeonato nacional de fútbol que ha obtenido nuestro querido Deportivo Táchira.
Si analizamos la situación con detenimiento vemos que Venezuela ha caído en un vaivén obsceno de líderes políticos populistas, y el mayor incitador de esta situación ha sido nuestro presidente. Ahora vemos cómo unos dirigentes nuevos salen a la calle con el mismo discurso. Es curioso ¿verdad? Porque de lo que más criticas es en lo que te conviertes y te dejas llevar por impulsos emocionales. Esta manera de actuar es visceral y pueden provocar que te rebajes a las postrimerías de quien te ofende.
Es una teoría muy sencilla que se deja demostrar. Si vemos las 24 entidades federales en las que se celebró este comicio, ya sean del oficialismo o de la oposición, tienen exactamente el mismo discurso, las mismas ideas, la misma forma de hablar, de increpar y de dirigirse a sus “súbditos”. Es una lástima que esta manera tan banal sea la que de los ahora maneja la política de un país, es tan absolutamente pobre la participación de las mayorías que caen en las garras del antiguo flagelo populista. “Toda masa es irracional” diría Canetti.
Es mi apreciación y considero que este país necesita más años para cambiar y superar este golpe que lleva más de 20 años desde aquella mal llamada cuarta republica, que finalmente uno no sabe qué es a ciencia cierta. Es posible que los hijos, de los hijos, de nuestros hijos sean los que vean el fruto de una maduración social y no este circo que llamamos “elecciones, pueblo, patria”, que son términos tan rimbombantes que uno trata de alejarse y dejar que se enfrenten entre ellos. Y eso es lo que he hecho y seguiré haciendo por muchos años, y si en alguna oportunidad debo no votar porque la ineptitud sea muy evidente, pues lo haré. Mientras, me sentaré por acá en la puerta de mi casa para ver pasar todos los colores celebrándose entre ellos que ganaron, cuando la inmensa mayoría está con hambre de planes sociales, trabajo y educación.
¿Será posible que algún día veamos algo distinto?, yo por mi parte, creo que eso nunca sucederá, sí, soy muy pesimista, no veo salida, la manipulación del pueblo estará al servicio de todos los que puedan montarse en las esferas del poder. Por ahora me quedaré a ver este circo, después veré que opino, pero hoy no veo futuro.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Teatro/espectadores ¿Será posible?

El movimiento artístico regional está amenazado por problemas que radican desde dos ángulos puntuales. El primero una desorganización por parte de los diferentes sectores que allí laboran y segundo las instituciones que administran los recursos que están como en un letargo.
Es muy lamentable ver que entre los diferentes artistas de la ciudad hay una especie de roce absurdo e infantil, donde los egos se dejan mostrar, trayendo consigo la pobreza del arte. Lamentablemente vemos cómo las salas de teatro –que es lo que me incumbe- están siendo abandonadas por los mismos teatristas. El viernes pasado estuvimos en la sala Trashumante Teatro viendo al grupo Teatro de Jubilados de Rubio, la sala estaba un tanto vacía, contando que está ubicada en pleno centro de la ciudad, yo veo que es como si el público nos hiciera un favor. Allí falta la participación de otros teatristas también.
Lo del público es algo muy común entre nosotros. Empieza todo por los famosos “Hacedores de Cultura” que no se prestan la menor molestia en asistir a los espectáculos por simples prejuicios, y han hecho que estos espacios se conviertan en una especie de cofradías, sólo exclusivas para algunos grupos o personas, dejando un hálito de “élite”. Digo élite –que es una palabra que no debería ni existir- porque es como si sólo unos pocos tuviéramos acceso a esta información. Entonces, se me presenta una diatriba en lo que concierne a este punto: ¿será que no hemos sido lo suficientemente eficaces para crear un público que asista al teatro? ¿Nos hace falta una Escuela de Espectadores y que cada uno desde su agrupación se encargue de promover con mayor ahínco su producción? La otra es que podemos estar frente a un fenómeno de aislamiento voluntario, porque “sólo lo mío es lo que vale la pena y el Otro es una pobre alma que de casualidad sabe hablar”. Si esta es la postura, estaríamos frente a los divos de una generación provinciana muy decadente.
Otra podría ser que el sistema no ha tenido la políticas culturales adecuadas y nos convierte en una especie de mendigos que corremos detrás de un presupuesto porque hasta ahí llegamos.
Cualquiera sean las respuestas son alarmantes, ahora me pregunto y de seguro muchos estarán de acuerdo conmigo, ¿será que estamos bajo la influencia de parcelas artísticas? Sí, es eso, sino pasen por las diferentes instituciones nuestras y verán que semanalmente hay funciones de teatro, recitales de canto lírico, exposiciones de artistas plásticos, cine foro, conciertos de rock, talleres de formación y parece que sólo es para quienes los organizamos. Es urgente una Escuela de Espectadores, empezando con una cartelera artística que se propague entre todos. De seguro el público lo captamos y lo nutrimos. Y no es raro ver que hay más grupos teatrales que temporadas en nuestra ciudad.
Por cierto ¿no se han dado cuenta que ninguno de estos famosos candidatos a la Asamblea ha tocado el tema cultural? ¿Que curioso no? Y si alguno lo ha hecho que me lo haga llegar, porque yo de verdad no lo he captado… que lastima que se pierdan estas oportunidades.
El teatro es un peligro para tu ignorancia.

jueves, 16 de septiembre de 2010

11 de septiembre

El pasado sábado 11 de septiembre se recordó con mucho dolor un hecho que marcó la historia de Latinoamérica. Hace exactamente 37 años fue derrocado vilmente el presidente Salvador Allende por profesar una doctrina social y de cooperación comunal. El hecho fue consumado con su muerte y al mismo tiempo condenó a un país como Chile.
Luego los chilenos debieron soportar la tiranía de una dictadura militar por 17 años que los cercenó de libertades sociales, creciendo una persecución política sin precedentes. Digo yo, ¿por qué siempre persiguen las ideas? ¿por qué es necesario acabar con nuevas maneras de mirar el mundo? ¿es difícil que tengamos un espacio de conversación y de propuestas?
Creo que eso es algo que todos le tienen temor y no imagino a Venezuela en esta situación tan triste.
Creo que debemos reflexionar y mantener la reivindicación de las ideas hasta ahora planteadas, y posiblemente acceder a las voces de esos que están callados.
Sí, la manera de hacerlo es revisando objetivamente la situación y ver que sólo desde un intercambio comunal es la única forma de sobrevivir. Es la manera como lo veo, actúo y en la que nos debemos mantener.  Se buscan “cambios radicales” como dicen algunos, pensando en la recriminación del pensamiento, buscando la diferenciación social con mayor ahínco. Ojala algún día podamos estar todos al mismo nivel, esto resulta una frase utópica pero es en lo que creo. Alguna vez dije que estamos frente a la sociedad que asesina sus utopías por simples caprichos de intereses materiales y lo mantengo. Es lamentable salir a la calle y ver cómo todo está en decadencia, donde no puedes establecer un margen de ideas porque “estás en contra del status quo”. Pues, es una lastima que piensen de esta manera y que se marquen aun más las diferencias.
Algo que me preocupa de nuestra ciudad es que los Gochos dicen que si ponen un burro, votan por un burro, siempre y cuando el burro esté en contra del gobierno… Preocupa esta forma de pensar… Bueno, así es este país y no dejará de serlo sólo porque hoy estoy tratando de armar este rompecabezas ilógico de la política venezolana.
Mientras, seguiré desde acá buscando esa paridad, ese reivindicar de la identidad, de lo que somos. Por esta razón, creo que no debemos dejar de pensar en la historia y buscar profundizar las formas de enlace social de la que tanto se ha estado luchando en los últimos años en Venezuela. Esperemos no ocurra acá un segundo Chile y continuemos mejorando.
Por cierto el 11 de setiembre es también el día de la Virgen de Coromoto, todos los católicos venezolanos deberían reflexionar sobre estas fechas, recordando que es parte de la identidad cultural de la cual no podemos despojarnos.
Y como siempre les digo, párenle de vez en cuando a la cultura y al arte que son un atentado contra tu ignorancia.

domingo, 12 de septiembre de 2010

El Perro Policía

No hay que negarlo, nuestro estado es una combinación de violencia, inseguridad, falta de presupuesto, crisis y quién sabe qué otras cosas están por allí, tratando de salir a flote. Hoy día hemos perdido la capacidad de asombro.
Por eso hoy quiero comentarles algo que me ocurrió el pasado jueves 02 de septiembre cerca de las 8:00 pm en el centro de la ciudad, específicamente entre la calle 10 con séptima avenida, justo en plena plaza Bolívar de San Cristóbal.
Resulta que ese día se me hizo tarde por cuestiones de trabajo, e imperiosamente tuve que bajar al centro de nuestra ciudad, eso es algo que trato de no hacer, porque es una asquerosidad en lo que está convertido. El paisaje está compuesto por basura en todos lados, indigentes por doquier, antisociales que son los dueños de las calles y la mirada apacible de los cuerpos de seguridad ante tal situación, además de un ambiente muy agreste, con una oscuridad total que da terror siquiera mirarlo.
Bueno, resulta que iba con el grupo de trabajo que preparamos estas entregas y veníamos conversando sobre esta situación, cuando de repente, a escasos 20 metros de esta dirección, -donde se reúnen travestis, putas, maricones, gibaros, malandros y toda esa especie nocturna, sobre la cual  no hay poder oficial que controle el caos, porque la alcaldesa y el gobernador están en la misma categoría y sería algo asi como el que le pega a su familia se arruina.- por la parte de atrás nos llegó un muchacho policía. Creo que era policía o al menos eso decía en su uniforme. Aunque para ser policía sólo hay que tener cara de imbécil.
Bueno, el caso es que era algo moreno, muy joven y con cara de policía, es decir, de pocos amigos, y nos grita que nos detengamos… me sorprende porque si vas caminando ¿para qué te grita? El caso es que nos detuvimos para ver qué pasa. Este “señor policía” nos indica que le debemos dar la cédula, o así me pareció. Primera duda: ¿por qué se pide la cédula en este país por todo? ¿Es que los delincuentes no tienen cédula? Ya sé, los que salen a delinquir o a vender su cuerpo por las aceras no usan cédula… claro, es eso!!
Continuamos con el relato, el “señor policía” (el joven) nos pregunta: ¿de donde vienen? y mis compañeros responden normal que del trabajo, pero ahí es donde vino lo más asombroso del cuento, el “señor policía” le dice a los muchachos que les de la mano… ¿la mano? Si la mano, para olerla. Ahí sí es verdad que no entendí nada. Él les olió la mano y algunos le tomaron el pelo diciendo que tuviera cuidado porque venían del baño y cosas por el estilo. El “señor policía” nos dio la orden de irnos, repito “orden”, porque acá uno siempre es víctima de estos señores con sus groserías y patanerías. Al caminar 10 metros no aguantamos la risa por el “señor policía” oliendo la mano de todos.
Debe haber una o varias razones para que esto lo hagan: primero, debe ser que entre la oscuridad del centro no nos dimos cuenta que era un perro policía, o, debe ser por aquello de los recortes presupuestarios y la Perrarina tan cara, cancelaron la Brigada Canina y entonces le enseñan a estos nuevos “señores policías” a realizar labores de olfateo, debe ser, porque no veo que sea nada común.
Por favor!!! Los “señores policías” se quejan que la gente no los quiere y que les faltan el respeto, pero con estas actitudes lo único que logran es que uno termine riéndose sin parar. Si alguien tiene la respuesta a esta acción se lo agradecería mucho, porque hasta ahora no doy con el sentido de la olfateada de este “Perro Policía”.
Hay cosas de cosas pero esta supera las expectativas. Les digo a los responsables de estos grupos de orden público ¡Ala, cómprenles un perrito a la Policía para que no anden en estas lides!
Bueno, por ahí los dejo esta semana, seguiremos viendo las cosas que pasan y no se olviden: El arte atenta seriamente contra tu arraigada ignorancia. Se les quiere.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Tres razones para NO montarse en un TAXI

En Venezuela tenemos un problema grave de desempleo y creo que hay como una mala información sobre esto. Porque mientras todos nos quejamos que el sistema no sirve de nada, en nuestro país proliferan “empleos directos”, como el caso de los que salen a vender pasticho, pasteles y hallacas en las avenidas… ¡digan si eso no es trabajar!, o los que alquilan teléfonos, transfieren llamadas y se prestan para cualquier cosa en las esquinas… y sobretodo, si medianamente sabes manejar, puedes ser un miembro del Transporte Privado Personalizado de Alquiler, vamos resumirla la vaina…taxista.
En este país uno se tropieza con cada personaje que se pone detrás de un volante y dice llamarse taxista. No sé como es el proceso de selección porque al igual que una empresa, las líneas de taxis deberían realizar pruebas especiales a sus conductores, como en muchos países, para que no ocurran tantos accidentes y que las calles no sean un peligro cuando vayas por allí y te tropieces con uno de estos señores, que para nada ayudan a los usuarios. Voy a comenzar por explicar las razones por las cuales uno NO debería tomar un taxi:
PRIMERA RAZON: el precio, cómo es que hacen las listas de precios, es insólito que en el casco de la ciudad de San Cristóbal una carrera mínima sea de 15 y hasta 20 BsF, es un abuso y una absoluta demencia, porque en un país donde el tanque de gasolina se llena con 2,5 y por caro con 3 bsf, por qué es tan, pero tan extraordinariamente costoso el servicio y nadie hace algo por remediarlo.
El taxista, cuando uno se monta al taxi siempre le dice: Los repuestos están muy caros, ayer me tocó meterle “nosecuantosmil” bolívares” y mil excusas más. Pregunto: si todos los días tienes que comprar repuestos, me imagino que será un conductor de lo peor, porque de seguro choca o le pasa algo al carro, verdad? No puede ser que todos los días compre un caucho, o le cambie el motor y la caja de velocidades… por ahí ya vamos perdiendo 1 a 0. Este es el país de la excusas, acá todo es muy caro, y estos señores se aprovechan de la necesidad de las personas para imponer sus leyes, dejando que el usuario sea como una especie de figura necesaria para humillar. ¿Por qué la alcaldía no impone la utilización del taxímetro? Muy sencillo, porque se necesitan los votos y estos señores quemarían la ciudad y se perderían las elecciones, por eso si tienes caos y eres alcalde, tranquilo, deja las cosas como están, para qué nos preocupamos si necesitamos de más incrédulos y seguiremos votando por los mismos.
SEGUNDA RAZÓN: si por mera casualidad te montas a uno de estos vehículos, seguramente la música estará a mil por hora, es como una cápsula de ruido donde impera a todo volumen el reguetón con su perreo, zandungueo, malandreo, el vallenato y pare de contar cuantos ruidos más. Si vas acompañado no escuchas nada, ni lo que te comenta la persona que vaya contigo, ni lo que pasa afuera, ni lo que te cobran y finalmente pasa lo que no debes hacer, le dices: “señor le puede bajar el volumen?” ERROR!!, ahora sí que la disparaste, el taxista por esta sugerencia ahora te va a cobrar hasta 10 bsF más de lo que pensaba y todo por una sugerencia que tú como ser normal común y corriente había solicitado, además estas pagando por un servicio… no? Por ello, uno no puede sugerir ni decir nada dentro de estos carros, porque pierdes todo tu dinero.
Otra de las excusas para aumentar vertiginosamente el precio mientras te desplazas, es,  si por casualidad te subes en el puesto de adelante y pretendes usar el cinturón de seguridad, el taxista siempre te dirá que eso no se usa, y que si piensas dañarle el, carro porque a él eso le parece demasiado tonto.
Otra!! si tu le das una dirección, por ejemplo “me lleva a la carrera 20 con calle 15? él te dice: “Vamos” y cuando echa andar  te pregunta: ¿Cómo por donde queda eso?... Bueno, si usted es el conductor, ¿no se sospecha que debería estar al tanto de todas las direcciones? y si le dices que tú no sabes, entonces viene de nuevo el aumento del precio de la carrera. También existe una praxis muy acostumbrada llamada en otros sitios “el paseo millonario”, y terminas pagando el doble de las carrera, pero tu no tienes contra quien denunciarlos, porque es de esta manera que estás a sus pies.
Y otra razón por la que aumentan el precio es si les llegas a decir por donde se deben meter, o si les sugieres tres cosas indecibles: “Señor no vaya tan rápido porque todos nos podemos matar, por qué se pasa de largo todas las señales, por qué habla por celular mientras maneja, por qué se come los semáforos, o el peor de todos, por qué se estaciona en doble fila, o por qué se pasa a los conductores por la derecha en un semáforo no ve que eso es lo que hace la cola?…. Espérate una buena descarga de improperios.
TERCERA RAZÓN: El maltrato ante el ciudadano, cuidado con lo que dices o lo que sugieres, porque de lo contrario los improperios serán cada vez más grandes y terminarás con un enemigo. No hay el mínimo de consideración con respecto a esto del trato con las personas, quién sabe de donde sacaron a estos conductores, que más que conductores son un grupo de señores que sólo están a la defensiva con el usuario y tienen frases prefabricadas como: “si quiere cómprese un carro”, “no ve que yo tengo mucho trabajo y no puedo estar pendiente de lo que me dice”, “ahí están las busetas, váyase pagando pasaje”, “quién maneja usted o yo?”… esto por la medida pequeña…
Por eso he decidido no volver a montarme en una taxi en San Cristóbal, es un atentado contra la salud mental y física. Mientras la alcaldía no ponga un remedio a tal problema tan grave me mantendré en esta situación. No creo que sean todos los taxistas pero llevo en una semana de diez taxis, diez malas experiencias… tal vez me equivoque.
Por ahí tengo otro Incinerador con las tarifas exorbitantes, deberíamos hacer una campaña ciudadana para que se sinceren los precios, pero como aquí no hay autoridad!!!